Lo que los niños necesitan de nosotros

Los niños necesitan de nuestra presencia. Esa atención plena de la que hablamos en uno de los posts. Mindfulness en la vida cotidiana, quiere decir que es necesario que acabe constituyéndose como una forma de dar sentido a la vida, un camino con el que comprometerse y una filosofía que se incorpora en cada suceso observado.

No tendrá sentido que lo que hayamos aprendido y practicado sobre como educar a nuestros niños, quede como una mera anécdota más o menos divertida o interesante. La vocación de este blog es poder ofrecer herramientas y técnicas que se incorporen en las rutinas más cotidianas.

Todo lo que es realizado de forma automática y rutinaria es susceptible de ser convertido en un ejercicio de educación mindfulness. Cualquier acción que es realizada de forma automática, libera la mente. Sin embargo, cuando esta no se enfoca se ha demostrado que consume mucha energía vital.

Literalmente, el cerebro, el mayor consumidor de azúcar de nuestro organismo, aumenta enormemente su consumo al activarse la red neuronal por defecto.

En la dispersión mental de toda actividad automática se gesta la activación automática de memorias de dolor, que proyectadas en el futuro generan ansiedad porque vuelven a repetirse.

Podemos optar por continuar esta vida con este patrón deshilvanado de desatención o ir a lo sencillo y desautorizar estas acciones, prestándoles atención deliberada. 

Lo que los niños necesitan de nosotros es nuestra presencia amorosa,  y otras actitudes mindfulness como paciencia, no juicio, compasión… 

En el siguiente enlace puedes indagar un poco más y dejo para ti la práctica:



Comentarios

Entradas populares de este blog

Vínculos entre los educandos

Lo sentido